Este pequeño rescatado debió pasar muchísimo hambre porque cada día nos pide triple ración de comida húmeda que le encanta. Es muy hablador y a veces te chilla para que le hagas caso. Es muy bueno, pero aunque poco a poco va confiando, aún no nos deja acariciarle mucho rato

Paul