“No” a los cascabeles