Dos integrantes del equipo SEDA la trajeron desde su pueblo un verano que estaban allí. Nerea estaba ignorada en una gasolinera con una gran hernia y muerta de hambre y sed. Vive con Álex en la residencia y son inseparables. Nerea es muy cariñosa y muy buena, adoraba revolcarse por el césped.

Nerea