Nemo.

Este adorable gato negro, es cariñoso a más no poder, cuando entras a su gatera siempre viene a recibirte con maullidos incluidos y te restriega su lomo por las piernas o por las zapatillas para conseguir una caricia. Tiene la costumbre de hacer croquetas y quedarse blanquito de haberse rebozado por el suelo.