Este pequeño es leucémico, cuando le rescatamos tenía uno de sus ojitos muy mal y tuvimos que operarle. Al principio era tan miedoso que nos bufaba y no dejaba acercarnos, ahora nos deja acariciarlo incluso es él, el que nos pide mimos

Klaus