Embarazo y toxoplasmosis

La verdad de la toxoplasmosis en el embarazo

Como en todo, sólo es cuestión de SABER la realidad de las cosas, y no dejarse llevar por bulos, leyendas, comentarios y deducciones. Esta enfermedad se ha convertido en uno de los argumentos estrella para deshacerse de los gatos

¿Vas a ser mamá? ¡Enhorabuena! Y tu primera conversación con el ginecólogo, ¿ha sido la siguiente?:

– ¿Tienes gatos?

– Sí…

– Ufff!! Pues tienes que DESHACERTE de ellos… porque te van a contagiar la Toxoplasmosis”

Probablemente tu familia y personas cercanas a tí te digan lo mismo. Pero realmente, ¿tiene esto sentido? No. ¿Qué pasa cuando una mujer embarazada contrae Toxoplasmosis, y da la casualidad de que convive con un gato? Que le echan la culpa al gato, pero en realidad, lo más probable es que la Toxoplasmosis la haya contraído por comer verdura mal lavada o carne cruda (embutidos, carne mal cocinada, etc.). Al final como siempre, la culpa dicen que es del gato (también fue el supuesto culpable de la Peste en la Edad Media, que transmitía una pulga de los roedores, y del baile de San Vito y de…), Explicaremos por qué de forma muy sencilla.

Basta ya de atribuir al gato aspectos negativos, basta ya de verlo como un animal sucio y lleno de enfermedades, basta ya de sacrificarlo, abandonarlo y maltratarlo, es un animal muy valioso, un compañero único, y todo este daño se lo estamos haciendo de forma insconciente y gratuita.

¿Qué es la Toxoplasmosis?

Es una enfermedad infecciosa, originada por un protozoo parásito que se llama Toxoplasma gondii, y causa problemas graves sobre todo en el feto. Es una zoonosis porque se transmite de animales a humanos. Y nuestros amigos los gatos son el único huesped definitivo para este parásito, es decir, el gato es el único animal en el que este parásito incuba sus huevos (ooquistes).

Estos parásitos se encuentran sobre todo en la tierra, y la suelen transmitir los roedores o pájaros, y las personas que trabajan la tierra o jardines también pueden infectarse. La función que tiene el gato en toda esta historia es que al cazar y comerse estos animales al ser sus presas naturales, el parásito utiliza al gato para incubar sus ooquistes, nuestro mayor enemigo (no el gato). Pero si tu gato no caza ni come animales vivos, sino pienso, no hay ningún problema. Y si lo hiciera, durante el embarazo habría que evitarlo. De todas maneras, esto sigue:

Un gato infectado con el parásito, lo incuba durante un período de entre 3 y 20 días, y durante un mes, lo excreta en las heces. Estas heces con ooquistes deben estar expuestas durante 24-48 horas para que sean infecciosas, cosa que no ocurre ya que limpiamos las heces de los gatos a diario. Además, para contagiarte necesitas tocar las heces con las manos y llevártelas a la boca. Bastante improbable.

Resumiendo

Gatos que comen pienso y viven en casa con nosotros, no contraen ni contagian la Toxoplasmosis.

Si aún tienes dudas, puedes hacerte el test de Toxoplasmosis, si la has pasado ya eres inmune, no la volverás a contraer. Al gato también se le pueden hacer las pruebas, e igualmente si la ha pasado, ya no la volverá a tener ni te contagiará jamás. Si la pasas sin estar embarazada, esta enfermedad suele pasar desapercibida como un resfriado cualquiera, así que si no te haces la prueba nunca lo sabrás.

Procura limpiar el arenero con guantes y lavarte las manos después. Las heces de los gatos que comen pienso no tienen Toxoplasmosis, pero si aún así no te fías, pide a alguien que lo limpie por tí o usa guantes.

Lo mejor que puedes hacer, es no comer carne o cocinarla muy bien y lavar bien las verduras y todo lo que comas, sólo así evitarás la Toxoplasmosis. Además procura no hacer tareas de jardinería.

No abandones a tu mejor amigo y compañero por algo que jamás pasará.

Si te llenan la cabeza de historias de miedo, se inteligente e infórmate mejor y de primera mano.

 

 

Qué aportará el gato a tu embarazo

Los gatos son animales protectores del hogar y de nuestras energías. Un gato sabe cuándo estás embarazada, te ayuda a equilibrar tu energía y además trabaja con tu bebé. A los gatos les suele gustar dormirse sobre tu barriga cuando estás embarazada, mullirla y ronronear. Esto tanto para tí como para tu bebé es muy beneficioso, además es una experiencia única y preciosa.

Gatos y bebés son compatibles

Ahora que vas a ser madre, ¿piensas que no tienes tiempo para tu gato? Creo que ser madre es una de las mayores responsabilidades de nuestra vida, y vas a empezar siendo madre, ¿con una irresponsabilidad tan grave como la de abandonar a un compañero que depende de ti? No es cuestión de igualar los derechos de animales y humanos, eso es opinión personal de cada uno, pero si en su día decidiste hacerte cargo de un animal, responsabilizarte y cuidarlo, debes ser consecuente.

Los animales están contigo todos los días de tu vida, sean buenos o malos, estés llorando o riendo, están ahí. ¿Quieres que tu hijo crezca sabiendo que por su nacimiento abandonaste a un animal, que probablemente hubiera sido su primer mejor amigo? Esto es sólo un poco de conciencia. para ser una madre responsable, has de serlo también con tus animales. De lo contrario es contradictorio e incomprensible.